large_doctoralia-mktpl-symbol-turquoise
Trastorno por atracón

¿Qué es el Trastorno por atracón?

El Trastorno por Atracón, también conocido como «binge eating disorder» en inglés, es un trastorno alimentario caracterizado por episodios recurrentes de ingestión de grandes cantidades de comida en un período de tiempo específico, acompañados de una sensación de falta de control y de comer rápidamente sin sentir hambre física. 

Estos episodios de atracón se caracterizan por una pérdida de control durante la ingesta y pueden ir acompañados de sentimientos de culpa, vergüenza y malestar emocional después de comer en exceso.

Las personas que sufren de Trastorno por Atracón tienden a comer de manera compulsiva y desmesurada, incluso cuando no tienen hambre física. Estos episodios suelen ir seguidos de sentimientos de remordimiento y pueden generar un deterioro significativo en la calidad de vida de la persona afectada.

¿Cuales son sus síntomas del Trastorno por atracón?

Los síntomas del Trastorno por Atracón incluyen:

Episodios recurrentes de atracones: Las personas experimentan episodios en los que ingieren grandes cantidades de comida en un corto período de tiempo (generalmente menos de dos horas). Durante estos episodios, se sienten fuera de control y no pueden detenerse o controlar la cantidad de comida que están consumiendo.

Sensación de falta de control: Durante los episodios de atracón, las personas experimentan una sensación intensa de falta de control sobre su alimentación. Aunque pueden tener la intención de comer solo una pequeña cantidad de comida, terminan consumiendo mucho más de lo planeado.

Comer rápidamente y sin hambre: Durante los atracones, las personas suelen comer de manera rápida y sin sentir realmente hambre física. El acto de comer se convierte en una respuesta emocional o en una forma de lidiar con el estrés, la ansiedad, la tristeza u otras emociones negativas.

Sentimientos de culpa y vergüenza: Después de los episodios de atracón, las personas suelen experimentar sentimientos intensos de culpa, vergüenza y disgusto por sí mismas. Pueden tener baja autoestima y sentimientos negativos relacionados con su imagen corporal y su capacidad para controlar su alimentación.

Preocupación excesiva por el peso y la figura corporal: Las personas con Trastorno por Atracón suelen tener una preocupación excesiva por su peso, su figura corporal y su apariencia física. Pueden realizar intentos repetidos y no exitosos de controlar su peso a través de dietas restrictivas o conductas compensatorias, como el vómito o el uso de laxantes.

¿Cuales pueden ser sus causas Trastorno por atracón?

El Trastorno por Atracón puede tener diversas causas, las cuales pueden ser:

Factores psicológicos

Algunas personas con Trastorno por Atracón pueden tener una relación complicada con la comida debido a factores emocionales o psicológicos. Estos pueden incluir trastornos del estado de ánimo, como la depresión o la ansiedad, baja autoestima, estrés crónico, traumas pasados o dificultades para manejar las emociones.

Factores sociales y culturales

La presión social y cultural para alcanzar ciertos estándares de belleza y delgadez puede contribuir al desarrollo del Trastorno por Atracón. Los mensajes constantes sobre la importancia de la apariencia física y las dietas restrictivas pueden generar una relación disfuncional con la comida y desencadenar episodios de atracón.

Factores biológicos

Algunos estudios sugieren que ciertos factores biológicos pueden estar involucrados en el desarrollo del Trastorno por Atracón. Estos incluyen desequilibrios químicos en el cerebro, alteraciones en el sistema de recompensa y regulación del apetito, así como antecedentes familiares de trastornos alimentarios.

Factores de personalidad

Algunas características de personalidad, como la tendencia a ser perfeccionista, tener una autoimagen negativa o tener dificultades para regular las emociones, pueden aumentar el riesgo de desarrollar el Trastorno por Atracón. Estas características pueden contribuir a la insatisfacción corporal y a recurrir a la comida como una forma de lidiar con las emociones negativas.

Factores de estilo de vida

Los hábitos alimentarios irregulares, el sedentarismo, la falta de actividad física regular y el desequilibrio en la ingesta de alimentos también pueden desempeñar un papel en el desarrollo del Trastorno por Atracón.

¿Cuales pueden ser sus consecuencias Trastorno por atracón?

El Trastorno por Atracón puede tener diversas consecuencias tanto a nivel físico como emocional. Algunas de las posibles consecuencias incluyen:

Problemas de salud física

Los episodios recurrentes de atracón, caracterizados por consumir grandes cantidades de comida en un corto período de tiempo, pueden llevar a un aumento de peso significativo y desencadenar problemas de salud física. Estos pueden incluir obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, colesterol elevado y trastornos gastrointestinales.

Problemas emocionales y psicológicos

El Trastorno por Atracón está estrechamente relacionado con la salud mental y puede desencadenar una serie de problemas emocionales y psicológicos. Las personas que experimentan este trastorno a menudo experimentan sentimientos de culpa, vergüenza, ansiedad y depresión. También pueden experimentar una baja autoestima y tener dificultades para manejar las emociones.

Aislamiento social

Las personas con Trastorno por Atracón pueden sentir vergüenza y culpa por sus comportamientos relacionados con la alimentación, lo que puede llevar al aislamiento social. Pueden evitar situaciones sociales que involucren comida o tener dificultades para relacionarse con los demás debido a la preocupación por su apariencia física y su relación con la comida.

Deterioro de la calidad de vida

El Trastorno por Atracón puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona. Puede interferir en las relaciones interpersonales, el rendimiento académico o laboral, y la capacidad de disfrutar actividades cotidianas. La preocupación constante por la comida y la apariencia física puede consumir gran parte de la energía y el enfoque de la persona, limitando su capacidad para participar plenamente en la vida.

Morbilidad asociada

El Trastorno por Atracón está asociado con un mayor riesgo de desarrollar otros trastornos alimentarios, como la bulimia nerviosa y la anorexia nerviosa. También se ha observado una mayor incidencia de trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad y abuso de sustancias en personas con Trastorno por Atracón.

¿Cómo prevenir El Trastorno por Atracón?

La prevención del Trastorno por Atracón implica adoptar medidas que promuevan una relación saludable con la comida y el cuerpo. Si bien no se puede garantizar la prevención completa, se pueden tomar acciones para reducir el riesgo de desarrollar este trastorno. 

A continuación, se presentan algunas estrategias que pueden ser útiles:

Fomentar una alimentación equilibrada

Promover una alimentación balanceada y variada, con énfasis en alimentos nutritivos, puede ayudar a evitar comportamientos extremos relacionados con la comida. Es importante evitar las dietas restrictivas y adoptar un enfoque flexible hacia la alimentación.

Cultivar una relación saludable con el cuerpo

Fomentar una imagen corporal positiva y aceptar la diversidad de tamaños y formas corporales puede ayudar a prevenir la insatisfacción corporal y los comportamientos dañinos relacionados con la alimentación.

Promover un ambiente familiar y social saludable

Fomentar la comunicación abierta y el apoyo emocional en el entorno familiar y social puede ayudar a prevenir el desarrollo del Trastorno por Atracón. Proporcionar un ambiente libre de críticas y promover una relación positiva con la comida y el cuerpo puede ser beneficioso.

Desarrollar habilidades de afrontamiento saludables

Enseñar y practicar habilidades de afrontamiento efectivas para lidiar con el estrés, las emociones y los desafíos de la vida puede ser útil para prevenir el uso de la comida como una forma de manejo emocional o como un mecanismo de control.

Buscar ayuda profesional

Si se identifican señales de preocupación o se experimentan dificultades relacionadas con la alimentación, es importante buscar ayuda profesional. Los terapeutas especializados en trastornos alimentarios pueden brindar orientación, apoyo y herramientas específicas para prevenir el desarrollo del Trastorno por Atracón.

Conclusión

El Trastorno por Atracón es un trastorno alimentario caracterizado por episodios recurrentes de ingesta excesiva y falta de control. Sus causas pueden ser multifactoriales, incluyendo factores genéticos, psicológicos, sociales y ambientales. 

Los síntomas pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes lo padecen, y puede llevar a diversas consecuencias físicas, emocionales y sociales.

La prevención del Trastorno por Atracón se basa en promover una relación saludable con la comida y el cuerpo, cultivar una imagen corporal positiva, fomentar una alimentación equilibrada y flexible, desarrollar habilidades de afrontamiento saludables y buscar apoyo profesional cuando sea necesario. 

Es importante recordar que cada persona es única y puede tener diferentes factores de riesgo, por lo que la prevención temprana y el acceso a la atención adecuada son fundamentales. Con un enfoque integral que abarque aspectos físicos, emocionales y sociales, es posible reducir el riesgo de desarrollar este trastorno y promover una vida saludable y equilibrada.

Artículos que te pueden interesar