large_doctoralia-mktpl-symbol-turquoise
La autolesión describe a cualquier comportamiento en el que alguien se causa daño a sí mismo.

¿Qué es una autolesión?

La autolesión describe a cualquier comportamiento en el que alguien se causa daño a sí mismo, de manera deliberada y recurrente, sin ayuda de otra persona, ocasionando lesiones y sin intento de suicidio, pero interfiriendo de manera significativa en la vida.

No hay idea de suicidio en el momento de realizar la lesión, aunque puede darse por descontrol o desconocimiento. El objetivo es hacerse daño, no suicidarse. Si que puede cursar estas autolesiones con ideación suicida, pero son eventos distintos. En el suicidio se busca morirse o “acabar con todo” y en las autolesiones se busca regular las emociones y anestesiarse emocionalmente.

¿A partir de qué edad comienzan las autolesiones?

Las autolesiones se pueden dar desde una edad infantil, a partir de unos 8 años, pero la edad de más prevalencia actualmente es a partir de los 11 años coincidiendo con la preadolescencia y el momento de paso de niño a adulto. Momento en el que necesitan pertenecer a un mundo social, en el que no son entendidos por los progenitores ni por ellos mismos.

 

TIPOS DE AUTOLESION

Las formas más comunes de autolesión son cortarse en la piel, generalmente con cuchillas, sacapuntas o compas. Pero también hay otras formas como, por ejemplo:

  • Quemaduras
  • Golpes
  • Arrancarse el pelo

Hay otros medios que se consideran autolesiones indirectas como las conductas de riesgo, drogas, sexo de manera descontrolada, conducir impulsivamente, porque la persona no busca conscientemente el dañarse, aunque si responden a una forma de aliviar dolor y sufrimiento, en el que su vida se está poniendo en peligro.

 

¿POR QUÉ MI HIJO SE AUTOLESIONA?

 

Antes de ver los motivos, es importante entender que estas conductas responden a una forma de gestionar un sufrimiento, que no puede o no se atreve a expresar con palabras.
Tu Hijo/a se puede estar autolesionando por varios motivos:

  • Problemas en el entorno familiar:  Situaciones conflictivas en el ambiente familiar, como pueden ser discusiones entre algunos de los miembros, o conductas inapropiadas hacen que el hijo/a se sienta responsable y no perteneciente a este grupo familiar.
  • Traumas de Apego: Los traumas de Apego, son los que se dan desde que nacemos, con la crianza de los progenitores y el mundo relacional en el que vive. Si no hemos recibido un cuidado afectivo, emocional y físico adecuado, o no hemos tenido una mirada genuina de amor tu hijo/a se puede sentir invisible dejándole unas heridas de abandono que repercutirá en su desarrollo vital.
  • Malestar emocional: síntomas como estar muy triste, sentirse vacío, con ansiedad, con mucha obsesión por algo, no entendido o sentirse muy solo.
  • Acoso Escolar: El grupo de iguales es lo más importante. Si recibe algún tipo de acoso, insultos, palabras de menosprecio, o ve que no está integrado puede ser motivo de gran sufrimiento.
  • Baja Autoestima: La baja autoestima es más una consecuencia de algún hecho traumático, o inseguridades que desde la infancia haya ido adquiriendo. Pero está muy relacionada con el aislamiento, el miedo a enfrentarse a situaciones, y el no verse valido, acabando en mucha tristeza y dolor.
  • Dificultad en la gestión de emociones: Si no se ha tenido una buena educación emocional, será difícil que identifique que está ocurriendo, y buscar las herramientas y recursos psicológicos para solucionarlo. Es importante pararse a reflexionar como padres, que le hemos enseñado en el terreno emocional, y cómo ha sido la manera de transmitir afecto, o hablar con nuestro hijo cuando tenía un problema.

 

¿QUÉ PUEDO HACER CUANDO SÉ  QUE MI HIJO SE AUTOLESIONA?

  • Lo primero que hay que hacer y lo más importante es hablar con él en un momento que sea adecuado.
    Visibilizar la autolesión es la manera de ayudar y de transmitirle que estamos ahí.
  • Ofrecerle nuestra escucha y preocupación, decirle que nos enseñe las heridas y obligarle a curárselas, porque de esta manera está reparando el daño que se hace de una manera impulsiva. Las autolesiones son momentos de descontrol y de anestesia, por lo que luego tendrán que ser conscientes de su daño y aprender a respetarse y cuidarse.
    Comprar cremita o rosa mosqueta enseñara a tu hijo a reparar.
  • Pedir ayuda Psicológica ya que las autolesiones son la punta del Iceberg. Puede que este con rasgos depresivos, y son conductas de riesgo que hay que valorar y entender.
    Con un Psicólogo adquirirá la forma de regulación necesarias.
  • Poner juntos en familia unas pautas de emergencia para pedir ayuda cuando haya ganas de que suceda, para que vaya adoptando otra forma de regulación.
  • Fomentar la comunicación en casa, y destapar el origen o motivo por el cual se inicia la autolesión.

 

¿Cómo favorecer una buena comunicación en la familia cuando hay momentos de crisis?

  1. ESCUCHA DESDE LA PREOCUPACION E INTERÉS. Tu hijo/a notará y agradecerá sentirse escuchado, se sentirá agusto y puede abrirse a mostrar sus sentimientos. Solo escuchamos, no juzgamos.
  2. PREGUNTALE. ¿Cuánto tiempo llevas así? ¿Cómo crees que es la mejor manera de que podamos ayudarte?
  3. VALIDAR SUS EMOCIONES. Reconocer las emociones, darle un abrazo, o ponerle la mano en la pierna y el hombro, a veces no hay que decir nada solo estar ahí y hacer que el note.
  4. BUSCAR EL MOMENTO para comunicarnos. Cuando estamos en el volcán del enfado o hay mucha intensidad emocional, el cerebro este hiperactivado y no podrá procesar nada de la información que transmitas. Se cerrará, activará sus defensas psicológicas y puede ser más errático aun para la persona.

TRASTORNOS ASOCIADOS

Las autolesiones pueden ser conductas aisladas, pero en el Trastorno límite de la personalidad, los Trastornos de la  alimentación y el Trastorno disociativo están muy presentes debido a la impulsividad, desconexión e inestabilidad emocional característica de estos tipos de trastorno.

IDEAS ERRONEAS O MITOS SOBRE LAS AUTOLESIONES

No es poco común que, ante este tipo de conductas de riesgo, los padres u otros adultos del entorno les resten importancia o las interpreten de formas equivocadas, aquí os dejamos algunas de las más habituales y una forma alternativa más realista de entenderlos.

“Son cosas de niños/adolescentes”

Hacerse daño no es una conducta evolutiva, nuestra tendencia biológica es la supervivencia y ello incluye no dañarnos. Siempre que alguien está llevando a cabo este tipo de conductas nos vamos a encontrar con que son una respuesta a un sufrimiento que no se sabe manejar de otro modo, lo que indica además una falta de recursos que habría que potenciar.

“Lo hace para llamar la atención”

Una autolesión tiene como función gestionar el dolor interno que sufre la persona al carecer de otros recursos, menos inmediatos.
Pero sí que es cierto, que una parte de las personas que sufren autolesiones, quieren comunicar lo que no pueden verbalizar. Se dice con hechos lo que no se atreven a decir con palabras. Por lo tanto, esto no quiere decir que obviemos el origen de la autolesión.  No es exactamente una llamada de atención, sino una forma de pedir ayuda.
Tenemos que entender que alguien que pide ayuda es porque está sufriendo y no la está teniendo, o no se atreve y ha tenido que aguantar mucho para que la única salida que encuentre sea la de hacerse daño.

“Es la moda actual”

Hay un aumento considerable y más visible de autolesionarse. Es cierto que el manejo de esta palabra está dejando de ser tanto tabú, y se visibiliza mucho más.
Pero la moda no va con el sufrimiento. Que se viralice y se visibilice no hace que el sufrimiento sea una moda, normalizándolo, y quitando la importancia que supone para quien lo vive.

 

CONCLUSIÓN

Es muy importante no mirar la autolesión como una llamada de atención ni como un hecho aislado. Ya que suelen responder a problemas de comunicación en la familia, vivencia de algún hecho traumático, crisis vitales, acoso escolar. Siempre hay un motivo que subyace, dolor, culpa e incluso vergüenza.

Por lo tanto, si tu hijo/a en esta situación háblalo, dalo la importancia que requiere. Aunque de miedo y sea difícil le será de gran alivio soltar esa carga y podréis buscar soluciones juntos. 
Todos necesitamos sentirnos vistos e importantes, y las autolesiones es una forma de decir : “Hola, estoy aquí, hazme casi, necesito ayuda estoy sufriendo”

¡No olvides pedir ayuda Psicológica!

Artículos que te pueden interesar